10/9/09

La Constituyente es la base del diálogo





El sr. Custodio cree que existe una epidemia de amnesia entre el pueblo hondureño. Todos nos hemos quedado helados al ver, oír y leer cómo el sr. Comisionado de los DDHH se olvidó completamente de su rol institucional y tomó partido a favor de los golpistas. Ahora, que las Naciones Unidas comunica que no apoyará las elecciones en Honduras, porque no hay condiciones y la UE se expresa en los mismos términos, don Ramón Custodio "aboga por el diálogo", pero se le olvida que, desgraciadamente, él mismo se ha descalificado y su llamado actualmente no tiene ningún valor.


El golpe de Estado, el irrespeto a los derechos humanos, la ruptura del orden Constitucional son acciones realizadas por el grupo al que defiende y pertenece don Ramón.


La mayoría de la gente de la resistencia nunca ha formado parte de la oligarquía, no tiene parientes colocados en el cuerpo diplomático ni jamás se ha valido de su posición para evadir la justicia. Y es precisamente eso lo que ahora le da respaldo moral a la resistencia para pedir la apertura de una Constituyente.


Diálogo puede haber, cuando las condiciones estén dadas para ello, con la ruptura del orden constitucional y con una dictadura represora producto del golpe de estado la apertura del diálogo es casi imposible.


No habiendo condiciones para elecciones limpias y con los tres poderes del Estado unidos en su tarea golpista, el pueblo hondureño dice firmemente: no al golpe de Estado, sí a una nueva Constituyente, ahí pueden comenzar las pruebas del diálogo.


BRUSELAS, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea está dispuesta a adoptar nuevas sanciones contra Honduras si no se encuentra una salida pacífica a la actual situación política, una medida que incluye a los miembros del Gobierno de facto que pretendan bloquear los avances hacia una solución negociada basada en el llamado Acuerdo de San José.

Los 27 ministros de Asuntos Exteriores de la Unión aprobarán sin debate previo la decisión sobre el país centroamericano el próximo lunes 14 de septiembre, durante el Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores (CAGRE) que se celebrará en Bruselas.

Los ministros expresarán su "profunda preocupación" por la crisis política en Honduras y la "actual violación" del orden constitucional, reiterarán su apoyo a la Organización de Estados Americanos (OEA) y la mediación de su presidente, Óscar Arias.

También pedirán a todos los actores implicados, en particular al Gobierno 'de facto' trabajar en el Acuerdo de San José para encontrar "con rapidez" una solución "negociada y pacífica", sobre todo de cara a las elecciones del próximo noviembre.

Asimismo, la UE reclamará a todas las partes implicadas y a las instituciones hondureñas abstenerse de cualquier tipo de violencia o actividad que pueda incitar a la misma.
En este sentido, mostrará su preocupación por las denuncias de violaciones de los derechos en el país, entre ellas las amenazas a los defensores de los derechos humanos, las detenciones arbitrarias y la represión de manifestantes pacíficos.

Los Estados miembros continuarán restringiendo los contactos políticos con el Gobierno 'de facto', los pagos con cargo al presupuesto comunitario seguirán congelados y la cooperación al desarrollo suspendida de forma que se mantendrá sólo el apoyo a la sociedad civil y la asistencia humanitaria.




Don Ramón Custodio aboga por el diálogo para resolver crisis hondureña



" Si los ciudadanos acuden masivamente a las urnas a votar, estaremos salvando la democracia y el destino del pueblo hondureño "El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos", Ramón Custodio, hizo un llamado a los miembros de la Resistencia y a los demás sectores de la sociedad hondureña, para que recurran al diálogo, ya que la solución a la crisis, en el país, no depende de estarnos apedreando sino de entendernos y platicar como personas civilizadas.



“Estarnos apedreando los unos a los otros no es la solución, entendernos y platicar como personas civilizadas, es parte de la solución”, dijo el funcionario.De acuerdo al "ombudsman" hondureño, para resolver y superar la crisis, es necesario entrar en un proceso basado en la integración nacional, en la conciliación nacional y ahora en la reconciliación nacional. Agregó, que los hondureños tenemos que aprender a vivir con lo que tenemos, con la "Constitución de la República, nuestras leyes y nuestras instituciones".





Custodio pidió mayor responsabilidad a los dirigentes políticos que aspiran a los diferentes cargos de elección popular, a los que manejan la economía nacional y a los que dirigen las políticas de desarrollo, para tener en el país una sociedad más justa, con menos pobres, con más comida, más techo y más trabajo.





Un aspecto importante en la defensa de los pobres de Honduras es, según Custodio, que haya salud, para que no tengamos niños desnutridos; mejor calidad de la educación, para salir de la ignorancia en que nos tienen metidos los dirigentes magisteriales y una minoría del sector magisterial.Custodio abogó también por aumentar la capacitación de las personas, para que tengan mayores oportunidades, más dignidad en el trabajo y con vivienda digna, todo esto con el propósito que haya igualdad de oportunidades entre los hondureños.“Usted tiene que tener políticas pro pobres y hay que diseñarlas en un Plan Nacional de desarrollo”, señaló.





Insistió, en que la solución de la crisis en Honduras no pasa por estarnos apedreando los unos a los otros, sino que el camino más viable, que es el diálogo, en donde podamos entendernos y platicar como personas civilizadas.El defensor de los derechos humanos no comparte la idea de algunos sectores que consideran que el proceso electoral en Honduras va a ser fraudulento.“Yo no diría que vamos a un proceso fraudulento sino que vamos a un proceso que será tan limpio como nosotros los hondureños garanticemos que sea limpio”, indicó.Según Custodio, “si los ciudadanos acuden masivamente a las urnas a votar, estaremos salvando la democracia y el destino del pueblo hondureño”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada